Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos


Respirando vida: La respiración en el yoga

Alguien muy sabio me dijo una vez que yoga es respirar y que respirar es vivir. ¡Qué razón tenía! A medida que vas practicando esta milenaria disciplina vas siendo más consciente de su sutil presencia, de cómo tu cuerpo se mueve a su ritmo, danzando con su melodía, viviendo a su compás.

Y es que la respiración en yoga es como una partitura en blanco que vamos rellenando con cada inspiración y con cada espiración. Una composición que nos permite que las notas encajen y hagan sonar la balada del universo.

El yoga nos ayuda a estar más atentos, a escuchar con atención esa musicalidad de la respiración, esa cadencia de la vida. Mientras, el cuerpo entero baila al son de cada inhalación y exhalación, con un ritmo que varía y que se ajusta a las circunstancias de cada momento.

Si escuchas con cuidado podrás sentirlo... Inspiras y creces, te expandes, abres espacios, te llenas de vida, de aire, de energía y de vigor. Es el polo positivo de la respiración, el momento de hacer acopio de vida, de acoger lo nuevo, de abrazar la fuerza vital que nos regala la naturaleza. Espiras y sueltas lo que no necesitas, te desapegas, te vacías, te purificas, dejas ir el ego, el orgullo, lo que te arrastra y no te permite avanzar. Es el momento de desprenderte de lo que ya no te ayuda a crecer, de lo que te ancla en el pasado; la oportunidad de comenzar de nuevo, de abrir un nuevo capítulo en tu vida.

La respiración es el Yin y el Yang de la vida... Es el equilibrio, la armonía, la libertad. Es la conjunción de los cinco elementos: la calma del agua, la suavidad del aire, la energía del fuego, la estabilidad de la tierra, la sutileza del éter. Y toda esta sinfonía alcanza su grado máximo cuando practicamos yoga. El cuerpo entero danza siguiendo esa maravillosa melodía vital, inspirando y espirando, mientras nos entregamos a cada asana y nos hacemos uno con el yoga. Así que no lo olvides: respira y siéntelo, vívelo, báilalo.


La fragmentación del Yoga

El Yoga Moderno

No hay duda que la práctica de Yoga se ha extendido en estos últimos años y su popularidad ha sido extraordinaria en todo el mundo. El Yoga se ha globalizado pero al mismo tiempo está sufriendo una gran metamorfosis. Aunque bien sabemos que su cuna es la India, el denominado Yoga Moderno se ha "independizado" de sus raíces u orígenes.

Globalización del Yoga

Esta globalización yóguica ha generado cambios, y ha sido adaptado a nuestra sociedad occidental y a nuestra cultura proliferando múltiples innovaciones así como escuelas y estilos de yoga con nombres diversos con el fin de distinguirse entre sí.

Grandes Maestros

Aquella època no tan lejana de los grandes Gurus - Swami Vishnudevananda, Satchidananda, Muktananda, Sri Aurobindo, Ramana Maharshi, incluso Krishnamurti, Swami Rama, Swami Gitananda, Neem Karoli Baba, Swami Sivananda, Swami Chidanana y Krishnamacharya - por mencionar solo unos pocos -, con un conocimiento profundo de la tradición del yoga, sus prácticas, filosofía y la búsqueda del Ser, se ha convertido en la actualidad en una estrecha y monocromátia visión relacionada casi de forma exclusiva con las asanas o posturas y, que los practicantes occidentales con muy poco recorrido y experiencia en el mundo del yoga, siguen a quienes con cierto nombre aparecen en redes sociales quedando fascinados por su magnífica práctica de asanas sin ir más allá de esos límites. 

Esto viene a ser algo similar a tratar de describir la totalidad del cuerpo humano y referirse únicamente al dedo pulgar.

Recuperación del Yoga en India

Por otro lado, la India no se resigna a perder este tesoro de su tradición y, al observar el enorme interés que despierta en occidente - sólo en América se considera que existen mas de 40 millones de practicantes -  reclama para sí, "el derecho" a su riqueza cultural milenaria - pero todo hay que decirlo, casi abandonada - no sea que los occidentales nos "apoderemos" de sus métodos.

Por ello, el presidente Modi, creo recordar que en 2014 propuso en la ONU el Día Internacional del Yoga, resolución aprobada por 177 países - nunca hubo tanto consenso entre países -, lo cual ha producido un renacimieto yóguico en India, con un Ministerio - AYUSH - para promocionar el Yoga, y Ayurveda la medicina tradicional india-. Vamos, que podríamos denominarlo el efecto pizza.

El mundo Académico y el Yoga

Aunque este yoga moderno también se ha convertido en una compleja industria, disponemos cada vez en mayor número, una serie de expertos, estudiosos indólogos y académicos que son a la vez sanskritólogos, filólogos, investigadores y profesores de distintos Departamentos de Estudios Asiáticos en las más prestigiosas Universidades - Harvard, Stanford, Yale, Suny, Berkeley, Oxford, Cambridege, Lancaster, Wales, Bristol y un largo etc., que asimismo combinan el estudio de los textos de la India con las prácticas y técnicas de Yoga en su amplitud. Por mencionar algunos nombres: James Mallinson, Samuel Geofrey, Ian Whicher, Seth Powell, David Gordon White, Mark Singlenton, Elizabeth de Michelis, Mikel Burley, Cristopher Key Chapple y el recientemente fallecido Georg Feurstein.

Tradición de India y Occidente

La gran fortuna de haberme encontrado y aprendido con maestros tan diversos como B.K.S Iyengar, Pattabhi Jois, Desikachar,  N.B. Iyengar, A.G. Mohan, Indra Devi, en la tradición de Krishnamacharya, Swami Vishnu, S. Chidananda, Satchidananda, Ventakatesananda, Ramesh Balsekar, Nisargadatta Maharaj, Poonjaji, Sankaracharyas de Kanchi, así como otros muchos de la tradición India y eruditos occidentales, todo ello nos da una gran amplitud de miras y un entendimiento de la pluralidad del yoga, su filosofía y su tradición. El Yoga es también la Unión de Oriente y Occidente.


Virabhadrasana

Promoción 2017-2018 del curso de Formación de Profesores de Hatha Yoga. 

Deseamos compartir con vosotros una preciosa contribución de parte de l@s alumn@s de la promoción 2017-2018 del curso de Formación de Profesores de Hatha Yoga. 

Nuestros queridos alumnos han creado unas composiciones que nos acercan a las posturas de yoga desde distintos puntos de vista: pedagógico, histórico, mitológico..., y que nos permiten profundizar y zambullirnos en el maravilloso mundo de las asanas y de las raíces del yoga. 

Una visión innovadora y original que nos brindará una nueva perspectiva sobre las posturas de nuestra práctica yóguica, con la tradición siempre presente.

Os invitamos a descubrir mediante sus palabras ese amor por el yoga que todos compartimos, además de ayudarnos a sentir las posturas de una manera inspiradora y creativa. Un emocionante viaje que dará una nueva luz a nuestra forma de vivir las asanas. 

Las posturas de Virabhadrasana que relato a continuación son tres:

Se trata de tres posturas vigorizantes, que generan calor y activan la mente y el cuerpo.

Virabhadrasana I

En Virabhadrasana I, la columna adopta una postura de extensión, por lo que se fortalecen los extensores de la columna y se alarga y abre la parte frontal del torso. En Virabhadrasana I, se recomienda acortar un poco la distancia entre las piernas. La pierna de delante está flexionada a 90 grados y hay que evitar que la rodilla se vuelque. La pierna de atrás en esta postura está extendida, de modo que los flexores de la cadera están alargados, el pie mira a la esquina de la esterilla. Intentamos llevar el torso al frente. No abandonamos el muslo de la pierna extendida hacia el suelo. Los brazos pueden extenderse del todo hacia arriba y se alarga todo el tronco. Se trabaja el plexo solar y las emociones.

Virabhadrasana II

Virabhadrasana II es una asana que mejora los hábitos posturales y aporta resistencia, estabilidad y concentración. Esta postura ejercita los principales grupos de músculos y abre las caderas, pecho y los hombros, a la vez que fortalece las piernas, los brazos y la espalda. En Virabhadrasana II, la articulación de la rodilla de delante está flexionada a 90 grados, con la rodilla alineada con el tobillo apuntando hacia el segundo rayo del pie mientras que la pierna de detrás permanece extendida. El pie a unos 45-60 grados. Pero a diferencia de Virabhadrasana I, el torso no mira de frente, sino lateralmente. Los brazos se abren en cruz con las palmas de las manos hacia abajo, y los omóplatos descienden al contraerse ligeramente los músculos de la espalda. La cabeza gira mirando hacia el tercer rayo de la mano de delante. 

Mucho se ha escrito sobre la rotación externa e interna de la pierna atrasada en el Guerrero I y II. En Guerrero I, la pierna posterior está extendida, y en cierto grado de aducción (en comparación con el Guerrero II, donde está extendida, pero en abducción). Pero, el grado de rotación dependerá, en cualquier caso, de la flexibilidad de las caderas de cada persona. 

Virabhadrasana III

Virabhadrasana III está considerada como una postura de equilibrio. Esta asana requiere una gran resistencia por parte de los principales grupos de músculos. En esta postura se extienden los brazos por encima de la cabeza y se empieza a descender formando una línea desde el pie de la pierna elevada hasta las manos, contrayendo los abdominales para soportar el peso del cuerpo y proteger la zona lumbar. Las caderas están alieadas.

Historia

El origen de las posturas de Virabhadrasana, el Guerrero I, II y III, se relaciona con un antiguo poema mitológico sobre el dios Shiva, escrito por el poeta Kalidasa, en su gran obra Kumara Sambhava (El nacimiento del señor de la guerra), escrita sobre el 400 d.c.

La historia cuenta que el dios transformador y destructor Shiva, junto con su amada esposa, Sati, la forma humana de Adishakti o la energía de la Madre Primordial, vivían en la ciudad del placer, Bhoga, que el propio Shiva había creado. El padre de Sati, Daksha, nunca aprobó el matrimonio de su hija con un dios tan cercano al "caos" como Shiva. Un día Daksha organizó un sacrificio donde fueron invitados todos los dioses excepto su hija y su marido. Sati de cualquier forma se presentó en la ceremonia, pero Daksha la recibió con insultos, avergonzándola enfrente de todos. Humillada por su padre, Sati permaneció en silencio, e hizo una resolución interna para disolver todos los lazos familiares.

Sentándose en la tierra, Sati cayó en un trance meditativo que la llevó a viajar a lo profundo de su interior, donde empezó a aumentar su fuego interno hasta que su cuerpo estalló en llamas. Cuando las noticias de la muerte de Sati llegaron a Shiva, éste cayó en un lugar oscuro de tristeza e ira y arrancándose los cabellos, de sus trenzas surgió el más temible de los guereros: Virabhadra, cuya misión fue ir a la fiesta de Daksha y matarlo a él y a todos sus invitados.

Cuando Virabhadrasana llega a la ceremonia de Daksha, es cuando surge el primer aspecto de la postura del Guerrero, con los brazos extendidos hacia arriba con sus dos espadas empuñadas, saliendo de la tierra (Virabhadrasana I). Luego de su llegada, establece su blanco, su oponente, Daksha, y éste es su segundo aspecto (Virabhadrasana II). Moviéndose con sutileza, junta ambas espadas al frente de sí, cortando la cabeza de Daksha, éste es su tercer aspecto (Virabhadrasana III).

Shiva llega al lugar y encuentra el cuerpo sin cabeza de Daksha y en ese momento su ira se convierte en compasión, por lo que le coloca la cabeza de una cabra y lo regresa a la vida, pero llora la muerte de su esposa convertida en cenizas, a la que habría de reencontrar después en la forma de Parvati.

Inspiración Y Enseñanza

¿Cómo es posible que un acto de naturaleza tan cruel y vengativo sea inspirador de una postura de yoga y coherente con el principio de ahimsa? 

Esta historia es simbólica, en ella, Shiva y Virabhadra representan el Ser luchando contra el Ego arrogante (representado por Daksha,), en nombre del amor y de corazón (representado en Sati). Así que en estas posturas no celebrarnos la violencia, sino que reconocemos a nuestro guerrero espiritual que todos los días lucha contra nuestro ego y avidya o ignorancia, que son la fuente de nuestro sufrimiento.  El Guerrero actúa desde el corazón, con coraje. No se da por vencido, es valiente y fuerte. No tiene miedo, confía en sí mismo y es confiable. Actúa con integridad y con consciencia.

Igualmente, Virabhadrasana nos enseña a mantener el equilibrio y la estabilidad interna y externa en las condiciones más adversas, y a expresar nuestra fortaleza interna tanto en las posturas que practicamos, como a lo largo de nuestra vida.

Ver más en www.uratipaloma.com, www.muktiyoga.mx, www.vitonica.com.

Escrito por  Mara Gomez Martinez


Enseñar es aprender; es un diálogo constante con los alumnos.

Entrevista con Chrystiany

En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de hablar con Chrystiani, una de las profesoras más creativas de Yoga Center de los estilos de Iyengar y Hatha Yoga. Chrys también forma parte del profesorado de formación y ofrece talleres muy interesantes sobre distintos aspectos del yoga. Este verano tendremos la suerte de contar con ella en uno de nuestros retiros en Mondariz. Te animamos a leer la entrevista para conocerla un poquito mejor.

Pregunta.- ¿Cómo fue tu primer encuentro con el yoga?

Respuesta.- Por recomendación médica, ya que en Brasil, hace más de 20 años, me lo recomendaron para aprender a gestionar el estrés. La primera clase fue increíble, una experiencia que cambió el rumbo de mi vida; aunque, en ese momento, no lo supiera. Aun así reconozco que sigo siendo nerviosa, en el fondo; pero ahora tengo herramientas para gestionarlo.

P.- Conoces varios estilos de yoga, ¿con cuál sientes que conectas más? ¿Por qué?

R.- He practicado varios estilos, el Hatha yoga estilo Rishikesh como se enseña en Yoga Center ha sido con el que más me he identificado. Luego he conocido el estilo Iyengar también en Yoga Center. Hoy practico asiduamente ese estilo que me abrió un nuevo horizonte. ¡Pero no me pidas elegir!

P.- De los estilos que conoces y das clases, ¿cuál te gusta más enseñar y por qué?

R.- Enseñar es aprender. Es un diálogo constante con los alumnos, cada estilo me da satisfacción de una forma diferente. El Hatha me divierte, los alumnos quieren nuevos desafíos y la creatividad es importante. El Iyengar es más técnico, no aporto nada o lo invento, ya está todo hecho; tiene una estructura a seguir, unas pautas que hacen que los alumnos avancen desde la calidad de la práctica.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesora de yoga? ¿Te llevó la vida a ello o fue una decisión consciente?

R.- Sinceramente se dio así. Cuando me trasladé a Madrid quise hacer un cambio en mi vida y así lo fue. Había hecho cursos en Brasil y enseñaba a los amigos. Enseñar me divertía y llegué a Yoga Center en 2004, donde me formé y aún continúo formándome. Siempre digo que ese es un camino sin vuelta.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta de dar clases de yoga?

R.- Dar y recibir define una clase de yoga; recibo mucho de los alumnos y al mismo tiempo yo me entrego. Me divierte y en ese momento cuando estoy en la clase, no existe nada más fuera de esas paredes, es impresionante.

P.- ¿Qué elementos no pueden faltar en una de tus clases?

R.- Me encanta trabajar con props, paredes... Y esos elementos ayudan o enseñan un nuevo camino, pero al final quien hace la práctica es uno mismo con su esterilla.

P.- ¿Cómo preparas tus clases? ¿De dónde sacas la inspiración para diseñar tus clases?

R.- Cada profesor entrega lo que tiene, enseña lo que le gusta practicar y dice lo que le gusta oír. Aprendo de mis profesores, lo vivo, lo transformo en mi experiencia para poder transmitir. Toda clase tiene un enfoque, un objetivo

P.- ¿Cómo integras el yoga en tu vida diaria?

R.- El yoga va calando en el ser humano en distintos niveles: físico, mental..., sin separación entre ambos. La práctica nos cambia sin que nos demos cuenta; no hace falta poner la mente para analizar, no es un esfuerzo, no hay una intención. Sencillamente el cuerpo agradece y se expande, la respiración se hace plena y la mente se aquieta, la meditación pasa a ser una consecuencia, un estado de plenitud. Así que, ¿qué más necesitamos?

P.- Conociendo varios estilos, ¿cómo sueles hacer tu práctica personal para poder practicar todos esos estilos? ¿Te resulta complicado separarlos o unos estilos complementan a otros sutilmente?

R.- ¡Mezclar estilos es para pocos! Puede haber grandes maestros que estudiaran y practicaran diversos estilos durante muchos años. Cada estilo tiene su gracia, su camino y su momento. Cuando empezamos a estudiar otros estilos todo se confunde, se mezcla, pero ¡quedarse ahí es un error! Separarlo lleva tiempo y dedicación. Pero creo que conocer varios estilos te hace mejor profesor y practicante.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta del yoga?

R.- Que el yoga es para todos, su poder transformador. Si eres constante disfrutarás de sus beneficios.

P.- También estás formada en Pilates, desde tu punto de vista profesional y por tu experiencia, ¿qué disciplina es más completa y aporta más al alumno?

R.- Estoy formada en Pilates que es un ejercicio consciente y respetuoso con el cuerpo. Pero no me gusta comparar, la comparación no aporta nada a la práctica y todas esas disciplinas son prácticas. Comparar es cosa de la mente.

P.- También eres profesora de los cursos de formación en Yoga Center Madrid. ¿Cómo comenzaste con esa bella tarea?

R.- Gauri me invitó a ser parte del grupo de profesores de formación de Hatha yoga y fue un honor para mí; me abrió un camino muy gratificante. Tengo mucho que aprender en esa área; es un nuevo enfoque, hay que respectar los ritmos, las diferencias, saber identificarlas para sacar lo mejor de esos futuros profesores.

P.- ¿Qué te aporta como profesora y como practicante de yoga colaborar en estos cursos de formación?

R.- Reconocer que el aprendizaje es distinto para cada uno es muy importante. Un alumno de formación viene abierto, deseando saber más, pero también viene con su bagaje, con su forma de ver el yoga, con sus dudas que un día fueran las mías y que quizás tengan mis alumnos. Eso me da información valiosa para enseñar y practicar. Ellos aprenden mucho y yo la que más.

P.- Vas a hacer un retiro de Hatha yoga este verano en Mondariz. ¿Nos podrías adelantar un poco en qué va a consistir?

R.- Será un encuentro para compartir nuestras experiencias, disfrutar y fluir. El objetivo es que nos adentremos en la práctica con amabilidad, desde un ritmo suave. Juntos iremos profundizando y abriendo espacios que permitan una respiración amplia, plena y que se convierta en nuestra guía. Habrá meditación, pranayamas, cinco talleres monográficos en los que abordaremos distintos aspectos del yoga y también una práctica que incluya posturas restaurativas, tan necesarias para equilibrar nuestra práctica.


Una mente positiva

Mente positiva

Un discípulo muy soñador y, por otro lado cercano a su Maestro, a lo largo del tiempo de su convivencia con él, observa cuidadosamente las muchas dificultades por las que pasa. Un buen día, se acerca a su Guru y respetuosamente le pregunta: "Maestro, veo los muchos problemas y penalidades por las que cada día pasas así como la incomprensión de muchas de las personas y discípulos que te rodean, y sin embargo te veo siempre alegre y positivo. ¿Cómo es posible mantener esa actitud?"

El Maestro le mira y sonriendo le contesta: "Cada mañana al levantarme me pregunto, que elijo hoy, alegría o tristeza?, y decido elegir ALEGRÍA!

 


Meditación con Madhana

Una meditación corta gentileza de Madhana, síguela desde la calma, cierra los ojos, respira, vete hacia dentro y relájate. OM OM


¿Te gustaría adquirir flexibilidad en las piernas?

En el vídeo de hoy Chrystiani nos propone una secuencia de flexiones ligeramente avanzadas, pero también adaptadas, acompañadas de torsiones, para que puedas ir dandole a las piernas un poco más de estiramiento. ¡¡A por ello!!!


Torsiones de pie. Iyengar (VI)

En esta En esta sexta entrega Ramón Clares nos muestra una secuenca para realizar Parivritta Trikonasana y Parivritta Parsvakonasana con silla. Dos torsiones de pie o como compensar el exceso de bizcochos caseros. 
 


¡Haz lo que puedas! Cuida tu espalda.

Cuando la espalda esta fuerte y flexible nuestro cuerpo nos lo agradece enormemente. Sabemos que la columna vertebral es el árbol de nuestra vida por eso queremos cuidarla dando todos los mimos que podamos. ¡Adelante a por ello!


Secuencia de caderas con Esther




En esta secuencia Esther nos enseña posturas para flexibilizar las caderas realizando cada una de ellas, como siempre, dentro de las posibilidades de cada uno. Om Shanti